La playa Bondi, el hogar de algunos de los más grandes surfistas, se convirtió el hogar de un nuevo fenómeno de surf,
  más de 200 personas se unieron en la danza sincronizada en sus toallas a la música de Ben Lee icono australiano de la
música

 

 

 

eXTReMe Tracker