Cuando Mercedes Benz quería promocionar su nuevo vehículo de celdas, en vez de ponerlo directamente en
frente de todos en el mundo, la empresa decidió hacer un coche invisible

 

eXTReMe Tracker