Después de 200 años creyendo que sabíamos cómo absorben el néctar los colibrís, una investigación usando
grabaciones a altísima velocidad acaba de servir a un gupo de científicos para demostrar que estábamos
equivocados

 

 

eXTReMe Tracker