Gusev, de 30 años, cayó tendido al suelo. Al percatarse de la gravedad de lo ocurrido, Kankava se lanzó sobre su rival,
le abrió la boca y evitó que se tragara la lengua. Un gesto heróico y que salvó la vida de Gusev

 

eXTReMe Tracker