Ella es Jessica Vanessa, una chica de 22 años que decidió dejar de ser maestra y mostrarle al mundo
lo que la vida le regaló: un enorme trasero para practicar el twerking

 

eXTReMe Tracker